Solentiname

Este giro radical quizás se debió en parte a su amistad con Ernesto Cardenal, el famoso poeta y sacerdote revolucionario que fundó una comuna evangélica, artística y sandinista entre los humildes isleños del archipiélago de Solentiname, en el lago Nicaragua. Sandra fue varias veces y produjo un testimonio visual que se exhibió en Nueva York junto a pinturas de artistas de Solentiname.

En 1977, la Guardia Nacional de Anastasio Somoza masacró y destruyó la comuna. Cardenal logró escapar y más tarde fue nombrado ministro de cultura bajo el primer gobierno sandinista. El y Sandra comparten una fe en la riqueza espiritual de las comunidades rurales, pero ella nunca ha creído en las utopías ni en la violencia de ninguna especie.